Planificación para construir un centro comercial

blog

La planificación y programación de obras de construcción consiste en ordenar  la realización de todas las actividades que son parte del proceso de construcción. La Planificación puede dictar pautas o poner restricciones a la organización del Proyecto. Los objetivos principales de la planificación y programación consiste en racionalizar actividades del proceso constructivo, evitando conflictos con el proceso y disminuyendo los riesgos, algo que tienen muy en cuenta empresas del rango de Metal Buildings. Así mismo, la planificación permite racionalizar el empleo de los recursos y establecer un control de los mismos, siempre y cuando se tenga una estructura con metodología de control de procesos.

Una obra generalmente suele estar dirigida por el jefe de obra, del que normalmente dependen tres departamentos: los servicios técnicos, los servicios administrativos y la producción propiamente dicha. Pero, realmente la mano maestra en la obra es el jefe de obra quien es la persona que asume la responsabilidad de que se lleven a cabo los objetivos asignados. Aunque también podría depender del director técnico de la empresa constructora o del jefe de un grupo de obras. Entre los objetivos a cumplir podemos mencionar:

• Organizar los recursos humanos, económicos y materiales de la obra.
• Representar la empresa y tratar directamente con el personal.
•Definir y dirigir de manera eficaz  aquellos puntos del proyecto que presentan indefiniciones o dudas.
• Confeccionar las listas de unidades de obra o de materiales (subcontratistas, procedencia de materiales, entre otros).
• Tomar decisiones sobre el emplazamiento de las instalaciones y talleres.
• A su cargo queda la responsabilidad en lo que respecta a la seguridad y salud de los trabajadores a su cargo.
• Realizar la coordinación y el seguimiento de la ejecución de la obra.
• estar en contacto directo y constante con la oficina central de la empresa, el cliente y los subcontratistas.
• Llevar en colaboración con la dirección facultativa, la elaboración de las certificaciones y la liquidación de la obra una vez esto ocurra.

Sin embargo, en estos cometidos, el jefe de obra necesita de una organización capaz de ayudarle en la consecución de los objetivos. Los jefes de producción (cuando las obras son importantes), los encargados de obra y los capataces completan, a grandes rasgos, la organización necesaria para llevar adelante la obra.

Por otra parte, existen niveles de planificación estratégica o de largo plazo que se centran en los aspectos globales del mismo, sin llegar a un nivel de detalle muy grande. Seguidamente se realiza la planificación táctica o de mediano plazo, en la que se planifica de forma  concreta la materialización del proyecto, esto generalmente corresponde a un plan de construcción de la obra en sus etapas más gruesas. La planificación operacional o de corto plazo, es otro punto de relevancia pues comprende el detalle de cómo ejecutar las tareas necesarias para materializar las actividades.

Finalmente, existe una fase de entrega o puesta en marcha. Como todo proyecto están destinados a finalizarse en un plazo predeterminado, una vez culminada en la entrega de la obra al cliente o la puesta en marcha del sistema desarrollado, se comprueba que funciona adecuadamente y responde a las especificaciones en su momento aprobadas.